fbpx

Componentes no estructurales: qué son y cómo afectan el comportamiento de la estructura

componentes no estructurales qué son y cómo afecta su comportamiento a la estructura

Para poder hablar de componentes “no estructurales”, primero es necesario definir cuáles sí lo son, o qué es “estructura”. Y acá es donde empieza a ponerse lindo.

¿La mampostería puede ser un componente no estructural?

Muchas veces escucho hablar de “estructura independiente” y pregunto a qué se refieren. La respuesta que suelo recibir es que como ya se tienen columnas y vigas, la mampostería no trabaja, y podría, consecuentemente, ser considerada como “no estructural”.

Imaginemos que a esa construcción cuya estructura está diseñada con pórticos se le aplica un esfuerzo lateral. A partir de allí, esa “estructura independiente” se inclinaría. ¿Qué creen que va a pasar con la mampostería? Lo que va a suceder es que se va a oponer a este desplazamiento, e indudablemente va a aportar rigidez. Al final, podrá ser que la mampostería se fisure, y lo que se consideró como estructura (el pórtico) comience a trabajar.

Pero la realidad es que para que se cumpla la premisa de “estructura independiente”, la mampostería debería ser separada lo suficientemente del resto de la construcción para permanecer sin daños en el tiempo que dure la aplicación de la fuerza.

¿Qué es, entonces, una estructura?

Una definición que me gusta mucho de estructura es la que alguna vez escuché de mi mayor referente estructural, el ingeniero Agustín Reboredo:

“Estructura es todo aquello que limita las deformaciones de una construcción»

Agustín Reboredo

Y es que es así cómo debe pensarse a una estructura. Lo que importa en términos estructurales es la rigidez relativa entre un componente estructural y otro. Nos preguntemos entonces:

¿Resistirá una mampostería “no portante”?

Una mampostería “no portante”, aunque sea comercializada como tal y no esté diseñada para tomar cargas, si se le aplica una carga, va a trabajar hasta que su resistencia, por mínima que sea, se lo permita.

IMPORTANTE: Entender esto en el comportamiento de un edificio ante el SISMO es esencial, ya que todas las estimaciones de deformaciones, desplazamientos y distorsiones pueden verse totalmente invalidadas en los primeros instantes del sismo, generando concentraciones de carga y esfuerzos torsionales que no hayan sido detectados y considerados en el cálculo estructural.

Por lo tanto, los componentes NO ESTRUCTURALES deben ser definidos por el proyectista estructural en el momento en el que diseña la estructura, y debe ser coherente con cómo finalmente será la construcción, de manera tal que puedan permanecer estables durante todo el sismo. Imagínense, sino, una mampostería “no estructural” cayendo desde un piso diez a la vereda. El edificio queda en pie, pero se atenta contra la seguridad en la vía pública.

Compartí este artículo.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

trabajemos

juntos